Calecha Ediciones
El Blog de Calecha
NOVEDADES
Babia y Luna
Ancares en coche y a pie
Oviedo. Guía completa
Somiedo. Guía completa
Ibias. Guía completa
Allande. Guía completa
Cangas. Guía completa
Maragatería y Astorga
Asturias. 40 rutas a pie
El Bierzo. 50 rutas a pie
Omaña. 40 rutas a pie
Alto Sil. 40 rutas a pie 1
Alto Sil. 40 rutas a pie 2
Osos y Lobos
Manulo Menal
María. Del Acebo al Cielo
Ancares y Burbia
Manuscrito de los Brujos
Los mapas
Mapa de El Bierzo
Mapa del Alto Sil
Mapa de situación
Visión general
Imagen de muestra
Listado de pueblos
Agradecimientos
Mapa de Omaña
Mapa de Muniellos
Mapa de Guadarrama
Mapa de Sierra Norte
Mapa de La Pedriza
 


   Han sido numerosas las personas que han aportado información sobre los nombres de montañas y parajes que aparecen en este mapa. Unos simplemente se cruzaron en el camino o a la puerta de su casa, y su nombre no quedó registrado para incluir en este apartado de agradecimientos. Otros dedicaron varias horas de su tiempo para resolver dudas y desterrar errores que llevan ya muchas décadas en la cartografía oficial; a falta de otra referencia mejor, han sido asumidos por numerosos montañeros y muchas montañas reciben ya de forma casi irrevocable un nombre que no les corresponde. En los lugares donde no ha sido posible encontrar un informante, se ha recurrido en este mapa a los nombres habituales que circulan en el mundo montañero, pero que podrían no ser los correctos.

   Una parte del mapa del Alto Sil solapa con el mapa de Muniellos-Fuentes del Narcea. Durante la elaboración de este último, Carlos Rodríguez Martínez, de casa Atilano, así como Constantino Martínez Vuelta, de Casa Vuelta, aportaron información toponímica sobre el entorno de Trascastro. No lejos de allí, el único habitante de Corros, José Santor Antón, hizo lo propio a las preguntas que se le hicieron sobre parajes de los alrededores, mientras hacía justicia a la fama de su hospitalidad.

   A modo global del Alto Sil y sus alrededores, las obras del escritor de Villablino Julio Álvarez Rubio -así como su excelente blog Noroeste leónes, que es la principal aportación en internet al valle de Laciana y alrededores- fueron fuente de inspiración y de valiosa información. Al mismo tiempo, el propio Julio se mostró siempre dispuesto a resolver en persona cualquier duda que se le planteara.

   El mayor conocedor de la geografía del Alto Sil es Luis Fernández Fernández, que por motivos profesionales ha recorrido todos sus recodos durante más de una década, más de trescientos días al año. Al enorme conocimiento de nombres de parajes que tiene de su pueblo, Matalavilla, y de un perímetro bastante ancho en torno a él, suma su capacidad para situarlos en un mapa con suma facilidad. A pesar de que no dispone de tiempo libre, dedicó su tiempo a colaborar en un par de ocasiones, que ya es todo un regalo.

   Teresa Pardo Vidal ha sido una de las piezas clave en la búsqueda de información para este mapa, ya que fue la llave para contactar con seis personas que hicieron una gran aportación, soportando sesiones de interrogatorio sin límite de tiempo. Para empezar, sus propios padres, Longinos Pardo Pardo y Teresa Vidal García, vecinos de Salentinos, que entre nombre y nombre no dejaban de recordar curiosas y divertidas anécdotas de tiempos muy lejanos. Otro colaborador que abrió la puerta de su casa para ayudar en todo lo que fuera posible tras una llamada teléfonica de Tere fue el acogedor Baldomero Carro Álvarez, Mero, vecino de Sosas de Laciana, y que resolvió muchos enigmas; por ejemplo, que diversas montañas situadas entre el Muxivén y el Cornón son conocidos en todas las publicaciones y entre los montañeros con los nombres que se les da en el pueblo de Lumajo, completamente diferentes a los que reciben en Sosas; algo habitual, por otra parte, en muchos lugares donde una montaña está entre dos pueblos. Por último, la propia Tere hizo de acompañante en la visita a tres hospitalarios hermanos de Rabanal de Arriba, Concepción, Nieves y Rafael Macías Álvarez, que ayudaron a rellenar muchos huecos en el mapa.

   Carmina Rodríguez Rodríguez, propietaria de la librería Madera de Caboalles de Abajo, aparte de encantadora y siempre presta a ofrecer una sonrisa al que entra en su tienda, fue la responsable de contactar con dos vecinos de Caboalles, Ramón Flórez Ruiz y Eduardo Álvarez Acebedo, que prestaron su tiempo para responder a todo lo que les consultó con respecto al territorio de su pueblo.

   Mónica Escudero Álvarez, propietaria del alojamiento rural Mil Madreñas Rojas, de Salientes, fue quien sugirió a un tío abuelo suyo, Víctor Álvarez Bueno, para aportar la información toponímica del entorno de su pueblo. Resultó ser un magnífico colaborador, que incluso hizo el acompañamiento a pie hasta uno de los mejores miradores del lugar para señalar más nombres de los que el mapa era capaz de absorber.

   Eduardo González Menaza, humilde y discreto naturalista de Villaseca de Laciana, hizo en dos ocasiones grandes aportaciones de gran valor sobre el territorio de su pueblo, tan pronto como se le requirió.

   César García Almarza regentó el Albergue de Caboalles de Arriba desde su creación hasta inicios del año 2012, y fue uno de los pocos lacianiegos que apostó por el turismo de montaña en un lugar donde mucha gente ni se imagina las posibilidades que hay para ello. Es por ello que se mostró sumamente entusiasta a colaborar con información para este mapa, y la verdad es que su aportación ha sido de las más cuantiosas. Para ser un hombre de mediana edad, sus conocimientos de nombres del entorno de su pueblo, El Villar de Santiago, no dejan de ser sorprendentes, ya que eso suele ser patrimonio de los ganaderos, y normalmente de avanzada edad. El hecho de que la madre de César sea del pueblo omañés de Los Bayos también solucionó el capítulo de información de este lugar. A lo que hay que añadir algunas aportaciones de los montes de Rioscuro de Laciana, próximos a El Villar de Santiago. Sin duda, con muchas personas con el espíritu de César, el Alto Sil se convertiría en lo que ya debería ser: un destino de primer orden para montañeros y amantes de la naturaleza.

   Uno de los principales impulsores del montañismo en El Bierzo ha sido Eloy Gundín García, de la Peña Gistredo de Bembibre. Y precisamente su lugar preferido de actuación ha sido el Catoute y la Sierra de Gistredo. Su respuesta al solicitarle ayuda para nombrar algunas montañas y parajes fue inmediata, y para las dudas que no supo resolver me puso en contacto con un veterano montañero del Alto Boeza, Ivo García Álvarez, natural de Igüeña. Para las preguntas más rebuscadas, Ivo tomó sobre sus hombros la responsabilidad de hallar las respuestas, contactando con personas del entorno y transmitiéndome después algunos datos que rellenaban inmensos huecos en los mapas ya existentes.

   Elizabeth Fernández López, que dirige la Oficina de Turismo de Villablino desde hace años, y que ha tenido que hacer milagros para ofrecer a sus visitantes información cuando no había apenas datos prácticos impresos de cómo gastar un día en Laciana, ha estado todos estos años siguiendo con interés la elaboración del mapa, y manteniendo al autor al día de cualquier novedad que recibiera, tanto oficial como de particulares.

   Agustín Solabre Suárez reside ocasionalmente en Vegapujín, y como casi siempre con los que son de fuera, ha mostrado un extraordinario interés por la geografía local, que ha recogido en un ingente inventario de nombres, algunos de los cuales compartió para completar huecos de información en este mapa.

   Joaquín Alonso González es un conocido historiador leonés, con numerosas publicaciones a sus espaldas, y que respondió a la primera a las preguntas que se le hicieron sobre los asentamientos castreños de Laciana, aportando todos los datos sobre bibliografía a consultar al respecto.

   Un vecino de Susañe del Sil, Onésimo González Álvarez, se puso en contacto con el autor para aportar algunos datos muy importantes sobre las montañas de su pueblo, que han resultado ser muy esclarecedores.

  

 
Top