Calecha Ediciones
El Blog de Calecha
NOVEDADES
Babia y Luna
Ancares en coche y a pie
Oviedo. Guía completa
Somiedo. Guía completa
Ibias. Guía completa
Allande. Guía completa
Cangas. Guía completa
Maragatería y Astorga
Asturias. 40 rutas a pie
El Bierzo. 50 rutas a pie
Omaña. 40 rutas a pie
Alto Sil. 40 rutas a pie 1
Alto Sil. 40 rutas a pie 2
Osos y Lobos
Manulo Menal
María. Del Acebo al Cielo
Ancares y Burbia
Manuscrito de los Brujos
Los mapas
Arquitectura
Cortinos
Fuentes
Naturaleza
Sendas y caminos
Mapa de El Bierzo
Mapa del Alto Sil
Mapa de Omaña
Mapa de Muniellos
Mapa de Guadarrama
Mapa de Sierra Norte
Mapa de La Pedriza
 


   En las partes altas de las montañas, los senderos están poco marcados en ocasiones, debido a que la presencia de nieve desde noviembre a mayo hace que durante medio año no sean transitados por ganado o personas. Puede ocurrir que una senda aparezca de forma intermitente, visible en terreno arenoso pero imperceptible en tramos rocosos o donde abunde la vegetación. En este mapa, para orientar al usuario en la ruta a seguir, se han dibujado algunos senderos uniendo esos tramos inconexos, teniendo en cuenta, siempre, que sea fácil de transitar. Lo mismo ocurre cuando una senda llega a una zona de praderas, donde, al poder circular libremente por cualquier  lugar, no se suelen marcar los senderos. No se han indicado itinerarios de ascenso a cumbres que discurran campo a través. Las posibilidades de subir a una montaña de esta manera son muchas y quedan al criterio del montañero.





Se considera camino aquella vía de comunicación de tierra que mide más de dos metros de anchura.





  


   Es sendero, senda, vereda, trocha, etc., cuando es más estrecho de esa medida. Las veredas de ganado no suelen superar los dos palmos de anchura y será generalmente en este tipo de vía en la que nos moveremos en la alta montaña.








   Una pista forestal vendría a ser una carretera sin asfaltar que, dependiendo de su pendiente y estado de conservación -además de las restricciones pertinentes-, permitirá la circulación en automóvil o no.

 


   Pero
no siempre es tan sencillo catalogar unos y otros. Un camino abandonado y donde la vegetación de ambos lados casi se junta en el medio es, a todos los efectos, como un sendero. Un sendero bien marcado, aunque le falte poco para alcanzar la anchura estipulada, bien podría ser llamado camino. Tampoco la frontera entre camino y pista forestal es fácil de definir.

  En este mapa se han combinado estos dos aspectos con otro más: el que juega la importancia relativa de cada uno en el lugar donde se hallen. Cuando abrimos un mapa y se nos pierde la vista en una maraña de senderos o caminos paralelos, con variantes que se entrecruzan frecuentemente, no somos capaces de dilucidar cuál de ellos es el que más nos interesa seguir para llegar a determinado lugar. Para solucionarlo en este mapa, algunos caminos en excelente estado y por los que se puede circular en vehículo se han dibujado como pista forestal aunque su anchura no sea la habitual para ello, y algún sendero que no llega a alcanzar las dimensiones de camino viene reflejado como tal.  Algunas vías importantes de acceso a poblaciones o lugares de interés, que en la mayor parte de su trazado se consideraría caminos, vienen representadas como pistas forestales.

 
Top